Jantar Mantar, «instrumentos de cálculo» en Jaipur

por | Abr 3, 2019 | Hoy conocemos | 0 Comentarios

El verano pasado, mi hermano Dani, nuestra amiga Pili y un servidor, nos embarcamos en la fascinante aventura de descubrir India. En realidad, para Dani era su segunda visita, pero la vivió tan intensamente como la primera. Fue fugaz; tres semanas, en un país inabarcable en lo geográfico y en lo emocional, se antojan cortas. En la primera de ellas pudimos visitar Nueva Delhi, Agra (con su Taj Mahal, sublime) y Jaipur, ciudad esta última donde se encuentra el observatorio astronómico del que hablaremos hoy. Jaipur es conocida como La ciudad rosa por la tonalidad de las fachadas de algunos de sus edificios.

Pero no puedo continuar sin detenerme a agradecer a la ONG «Amigos de Calcuta» (pinchad y sabréis más sobre su obra) la oportunidad que nos brindó durante las dos últimas semanas para aportar nuestro granito de arena, en forma de voluntariado, dentro la inconmensurable labor que desarrolla en condiciones desfavorables en un entorno muy empobrecido de Calcuta, olvidado como otros muchos en este planeta. Nuestra convecina Laura y un grupo extraordinario de seres humanos son los pulmones, el cerebro y el corazón de esta iniciativa que rueda con inercia positiva. Conste esto en acta. 

Esta primera fotografía es ya parte del complejo astronómico denominado Jantar Mantar, que en sáncrito quiere decir «instrumentos de cálculo». Fue construido entre 1728 y 1730, bajo orden y supervisión del marajá Jai Singh II, gran aficionado a la astronomía. Los instrumentos y el recinto han recibido dos restauraciones, la primera en 1902 y otra ulterior en 2006. En esa misma época fueron levantados otros cuatro observatorios como este:  tres de ellos peor conservados en Delhi, Ujjain y Benarés, y otro ya desaparecido en Mathura. En 2010 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Está compuesto por 14 instrumentos astronómicos que se valen de la proyección del Sol y la Luna para hacer mediciones y predicciones en el movimiento de los astros. Su entrada se encuentra cercana al Palacio de los Vientos (Hawa Mahal). 

Aunque la tarde fue desapacible y la meteorología no acompañó, en esta imagen podéis ver a «Manu», nuestro guía local, explicándonos, aún en ausencia del astro rey, el funcionamiento de este reloj de Sol, con su gnomon («guía) cuya sombra ha de proyectarse sobre la escala graduada circundante para marcar el paso del tiempo. Este tiene un compañero gemelo opuesto a él, de manera que uno puede utilizarse durante seis meses (marzo-septiembre), y el otro los seis restantes (septiembre-marzo). No recuerdo el contenido de las inscripciones de los cuadrantes, debí haber tomado nota, mis disculpas jeje. La experiencia con «Manu» fue muy rica y entretenida, así que recomiendo, si viajáis a estos lares, la contratación de un guía que os facilitará enormemente la elección de sitios a visitar y el conocimiento de los mismos.

Aquí vemos un gran astrolabio («buscador de estrellas») -Raj Karika Yantra-. Tiene unas dimensiones de 3 m de alto por 2 m de ancho y pesa alrededor de 400 kg. Tiene grabado un mapa celeste, con un círculo externo graduado con 24 h y otro interno con 360 grados. El centro representa la estrella polar, y en el mismo aparecen también el horizonte local y el zénit. Es uno de los mayores instrumentos de este tipo del mundo. Permite calcular la posición de las constelaciones y los planetas, predecir eclipses solares y lunares, y calcular las horas de salida y puesta del Sol y la Luna.

El astrolabio ha sido ampliamente utilizado en la antigüedad por navegantes, astrónomos y otros científicos. Algunas teorías describen los primeros diseños en el siglo II a.C.

Jai Prakash Yantra: Son dos cavidades semiesféricas con 5,4 m de diámetro. Son complementarias, una es el negativo de la otra, de manera que las placas de mármol en una son los pasillos en la otra y viceversa, completando así el mapa astral. La finalidad de este ingenio era verificar las mediciones de los otros instrumentos y corregirlos si era preciso. Al estar dividido en dos partes con pasillos, el encargado de las mediciones puede desplazarse por los mismos haciendo las lecturas mucho más precisas. Suspendidas sobre el mismo centro de las semiesferas, con la ayuda de cables, hay sendas anillas que proyectan la sombra del Sol sobre las placas de mármol. Estas placas están divididas en minutos y segundos, y además podemos ver grabados los símbolos zodiacales.

Brihat Samrat Yantra: Gran reloj de Sol. Su base tiene una longitud de 44 m, y la torre (gnomon gigante) una altura de 27 m. Sus dimensiones son descollantes. Las escaleras de acceso a la torre, que hacen de «hipotenusa», tienen una inclinación de 27º, que es la latitud de Jaipur, con lo que este paseo apunta hacia la estrella polar. A ambos lados tiene dos cuadrantes de circunferencia de 15 m de radio, graduados en horas, minutos y segundos. La sombra del gnomon de desplaza 4 m/h o 6 cm/min. Tiene una precisión de dos segundos. Puede calcular la hora local, el paso solar por el meridiano y las coordenadas locales de los cuerpos celestes.

Manu nos dijo que se trata del reloj de Sol más alto del mundo y, aunque no lo he contrastado, bien pudiera serlo.

Soy consciente de que me dejo algunos instrumentos, pero la visita no dio para más. Hemos visto los más destacados, por su belleza, construcción, precisión y vigencia. Os animo a que visitéis este rincón de Jaipur si en alguna ocasión caéis por allí, os admirará; como en mi caso lo hizo todo el país, con sus enormes contrastes.

En esta última foto podéis ver como el «dios Hánuman» nos despide en nuestra salida del observatorio de Jantar Mantar.

 

Nota: todas las fotografías han sido tomadas por el autor.

 

Share This